The VICE Channels

      MMA en un Indescriptible Instante: La fotografía de Palmer & Pawel MMA en un Indescriptible Instante: La fotografía de Palmer & Pawel
      Sebastian Palmer
      March 4, 2016

      MMA en un Indescriptible Instante: La fotografía de Palmer & Pawel

      Todos los espectáculos de MMA, a cualquier escala, tienen en común a los protagonistas que llenan eventos: los peleadores. Hombres y mujeres con un enorme deseo de ganar y preparados para enfrentar a sus propios miedos y a un oponente. La experiencia del peleador es una mezcla—a veces incomprensible pero siempre compleja—de emociones y dolor físico. Aquel que alguna vez ha competido en este deporte—novato y veterano—, conoce esa experiencia abrumadora cuando todo acaba, cuando los nervios se desentumen y el cuerpo vuelve a doler, cuando la mente no está clara y, ganar o perder es igual de indescriptible. Una experiencia que pocas fotografías alcanzan a retratar y cubrir por completo.

      Sebastian Palmer es un fotógrafo independiente de origen londinense con una gran fascinación por los deportes. Su trabajo personal está repleto de fotografías que delatan esta fascinación. Tiene retratos de jugadores de rugby, boxeadores, free runners, traceurs, basquetbolistas, bailarines y peleadores de MMA. Sus proyectos buscan la perfecta composición. Los encuadres, las poses y la iluminación nunca son azarosas, obviando la experiencia y soltura que tiene con su medio: la fotografía.

      Sebastián conoció a Paul Pawel mientras ambos se desempeñaban como aprendices en un estudio fotográfico. La exitosa amalgama de creatividad dio origen a la firma Palmer & Pawel, una asociación que duró tres años y que obtuvo varios premios de reconocimiento internacional por sus creaciones.

      Yo conocí el trabajo de Palmer & Pawel gracias a la página que tiene Sony World Photography Awards, espacio virtual donde se exhiben algunos retratos de una mini serie en la que galardonaron el trabajo de los fotógrafos en el 2012. Una fotografía de esta serie ganó un Lucie (nombre del premio), primer lugar del International Photography Awards (IPA) y un primer lugar del Sony World Photography Awards.


      Cuando entrevisté a Sebastián, éste me comentó que su idea proviene de un mero trabajo de composición. Un juego de luces y estructuras ordenadas que se contraponen con los rostros violentados de un peleador tras su contienda.

      "La idea viene de una serie del equipo de rugby Harlequins. En esta serie, queríamos obtener un contraste fuerte con la iluminación que teníamos—que era clara y suave—, esperábamos fotografiarlos amoratados, golpeados y lodosos en los vestidores luego del partido; pero no obtuvimos esas marcas que deseábamos", explica.

      La serie de MMA es una extensión de esta idea original pues creían que el MMA podría proporcionar ese contraste con lo corporal. "Queríamos fotografiarlos antes y después de la pelea. Así tendríamos una cara limpia y luego otra ensangrentada, sin embargo, no estuvimos conformes con eso y terminamos con lo que has visto", comenta Palmer cuando le pregunto sobre su búsqueda al hacer estos retratos.

      Con estas fotografías yo tuve una conexión inmediata. Fue como repetir la experiencia que yo misma he tenido luego de alguna pelea. Fue observar el rostro de mis compañeros peleadores, estáticos, sumergidos en sí mismos, abrumados. Enfrentados a la incredulidad y el malestar físico y emocional. Sin embargo, no se necesita tener una relación directa con este deporte para entender el porqué nos conmueven estas fotografías.

      Los retratos no están tomados a la usanza de la fotografía deportiva. No nos muestran el mejor momento de la pelea y tampoco nos explican lo que acaba de suceder, si es el rostro de la victoria o la derrota. Estas fotografías son un retrato muy íntimo del protagonista. Un retrato que excede la experiencia de la pelea en sí. Una toma que exhibe al peleador en su momento más vulnerable, enfrentándose a la realidad y el recuerdo de su propio desempeño. Una toma sin maquillaje ni poses. Una toma que retrata el más honesto gesto y que involucra—con la fotografía de la derecha—, un objeto íntimo del suceso, un recuerdo objetual, e incluso, un vistazo a la corporalidad del mismo peleador.

      "Mi mente trabaja de manera visual. El tomar una fotografía depende de una sensibilidad a la observación. Es una visión que se construye a través de los años. Sabes lo que deseas capturar aun cuando no tengas clara la idea, lo sabes cuando lo tienes enfrente. Cuando hay un proyecto en mente, sabes qué deseas ver como resultado. Aun cuando esto no sea algo consciente, inconscientemente sabes en qué momento está listo y en qué momento es lo que esperabas. Cuando lo ves, lo sabes", explicó Sebastian.

      La serie culminó con cuatro retratos aunque fotografiaron a doce o quince peleadores. Todos el mismo día. Las fotografías son de un evento realizado en Londres y se publicaron en el Sunday Times Magazine. Respecto al evento, Sebastian recuerda que "los más emocionales fueron los familiares y los representantes de los peleadores. Algunos eran sus mejores amigos, entonces la esquina fue la más emocional. Recuerdo que el chico que tiene la nariz rota perdió, creo que por nocaut. Perdió muy feo. Estuvo dos horas en el vestidor sin querer salir y siendo atendido por el equipo médico".

      Como dato curioso, la madre de uno de los peleadores vio la revista y muy emocionada, pidió una copia de la fotografía. Los peleadores por el contrario, no agradecieron la copia, ni se comunicaron de vuelta con los artistas.

      Quizás para estos peleadores una fotografía no resulta la mejor traducción de una experiencia tan compleja y por ello el desentendimiento al gesto del fotógrafo, sin embargo, para nosotros como espectadores, estos retratos nos permiten acercarnos a ese momento íntimo y abrumador que no seríamos capaces de apreciar a menos que fuéramos muy cercanos a los protagonistas. La serie de fotografías nos comparte un momento de esta emocionalidad compleja experimentada frente a la cámara en el momento justo. Un vistazo a lo que sucede detrás de los reflectores y el espectáculo del MMA.

      Sigue a Sebastián en su página oficial, su página de Facebook y su cuenta de Instagram.

      comments powered by Disqus