Los cinco momentos más memorables del Mundial de Rugby

Madrazos, insultos, marrullerías, sangre y mucha deportividad: el Mundial de Rugby de Inglaterra 2015 ha sido un espectáculo inolvidable.

|
03 noviembre 2015, 6:23pm

Foto de Stefan Wermuth, Reuters

La ultima edición de la Copa del Mundo de Rugby —que espero hayas visto con la debida atención, como hemos hecho nosotros— ha sido ganada por los míticos All Blacks. A nivel de público, ha sido la más seguida de todos los tiempos: como fans del rugby, esto nos parece fantástico.

Más rugby: Las 7 desgracias del capitán de rugby de Sudáfrica

En los 48 partidos del Mundial de Inglaterra 2015 se sumaron hasta 271 ensayos y 2.439 puntos. El jugador que ha anotado más puntos ha sido el argentino Nicolás Sánchez (97); el que ha conseguido más ensayos ha sido el neozelandés Julian Savea (8). Sin embargo, como la Copa del Mundo no puede resumirse con números, preferimos recordar los mejores momentos: aquí tenéis la selección particular de VICE Sports para tu gozadera y disfrute.

Número 5

Aunque no tienen nada que ver con los del baloncesto, el rugby también tiene sus pívots. El de Namibia se llama Johnny Redelinghuys, y como suele ocurrirles a todos los jugadores con este rol, patear no viene siendo su mejor virtud.

Ocurrió que Namibia perdía por 64-19 contra Argentina a pocos minutos para el final del último partido del grupo C. Los africanos lograron una situación de pateo: como sabían que seguramente sería la última que tendrían en el Mundial —y la definitiva para Redelinghuys, ya que había anunciado que se retiraría al final de la competición. Para homenajearle, sus compañeros permitieron que fuese Johnny quien pateara.

Evidentemente Redelinghuys hizo una mierda de chut, pero bueno, al menos pareció feliz.

Número 4

El galés Nigel Owens es uno de esos árbitros —como el legendario Pierluigi Collina— que aportan al campo algo más que las simples reglas; a veces bajo forma de frases, a veces con su mera autoridad. Durante el partido entre Escocia y Sudáfrica, Owens le contestó lo siguiente a un jugador escocés que acababa de tirarse para intentar sacar una falta: "Vuelve en dos semanas a hacer eso que acabas de hacer, no hoy". Y eso se lo dijo porque en dos semanas en ese campo se iba a jugar un partido de fútbol. Autoritario y con clase.

Número 3

Otro crack de este mundial ha sido por supuesto el mítico Jamie Cudmore, un cabronazo de 37 años que juega en la selección de Canadá. Cudmore habla inglés, por supuesto, pero también entiende un poco de francés; por eso, durante el partido entre Canadá y Francia intentó de manera muy discreta acercarse a la selección francesa para poder escuchar algo sobre las estrategias de defensa que iban a utilizar los 'gallos'.

Desafortunadamente le fue mal y le echaron al cabo de un par de segundos, pero nosotros apreciamos su gesto y le damos las gracias: ¡al menos lo intentaste, Jamie!

Número 2

Ya hemos hablado de esto, pero no podíamos obviarlo en esta lista: el momento en que Sonny Bill Williams —el gigante bueno— deja al pobre niño su medalla de oro de campeón del mundo nos ha emocionado hasta el punto de provocarnos una aguda llorera. Aquí tienes de nuevo el vídeo... aunque, bueno, no todo el mundo coincide en la bondad del gesto. ¡Nada es tan simple en esta vida!

Número 1

Por supuesto, en primer lugar hemos decidido poner la mítica Haka de los All Blacks delante de ese objeto del deseo llamado Copa Webb Ellis. Frente a su magnificencia, no podemos más que sentarnos y aplaudir. ¡Larga vida a los campeones del mundo!

"All we need is Rugby!"