Futbol para tapar los males de Veracruz

Así fue la participación de Héctor Yúnes Landa tras el título de los Tiburones en la Copa MX. Oportunismo y promesas como proselitismo electoral en pleno campo.

|
15 abril 2016, 1:30pm

Foto: Alejandro Acosta / El Universal

Habían pasado 65 años desde que los Tiburones Rojos del Veracruz no conseguían un campeonato en el torneo que fuera. La final contra Necaxa se había convertido en una enorme ilusión para una población golpeada y violentada por el pésimo gobierno que hoy la representa; el futbol, lo menos importante que puede existir cuando alrededor del estado hay muerte, violencia, impunidad e injusticia, generó una alegría que se desbordó hasta altas horas de la madrugada en el Puerto Jarócho.

El juego nunca estuvo cerca de ser parejo. Desde un inicio, los Tiburones se adueñaron de la pelota y de los goles mientras el Necaxa tenía una tibia reacción que nunca alcanzó para dejar en duda que el Veracruz iba a ser campeón de la siempre apestada Copa MX. Cuando el 3-1 cayó y el 4-1 confirmó el campeonato, inició el olor a tufo, a la suciedad que da cuando una persona sin méritos se cuelga medallas que no le corresponden.

El campeonato de Veracruz era de los jugadores, del cuerpo técnico y sobre todo, de la afición. No de los políticos y aspirantes a gobernantes que no tienen absolutamente nada qué hacer en la celebración de un título, pero que, evidentemente, utilizan para ganar adeptos electorales.

Cuando Fidel Kuri Mustieles, Presidente del Veracruz, tocó el título de campeón, lo hizo para llevárselo a su padre, Fidel Kuri Grajales y de ahí a Héctor Yúnes Landa, candidato por el Partido Revolucionario Institucional, personaje llamado a reemplazar en la gubernatura del estado a Javier Duarte.

Yúnes Landa, candidato de la Alianza para Mejorar Veracruz junto al Diputado Federal del PRI y dueño de los Tiburones, Fidel Kuri Grajales. Foto: Formato 7

Veracruz lleva años sumido en un serio problema de violencia, impunidad, narcotráfico y desigualdad entre otros problemas. Hoy en día si hay un personaje poco aceptado, no solo en el estado sino en el país, es el actual Gobernador del estado. Pues bien, entre él y su posible relevo se han llenado la boca - y los dedos- de presunción tras el campeonato de los Tiburones.

Primero, ¿qué tenía que hacer Héctor Yúnes, más allá de ser un invitado de los Kuri, levantando el campeonato del Veracruz en medio del Luis Pirata Fuente?

Luego de cuestionarle si le iba al Veracruz en la gran final, el político priísta contesto: "¡A huevo!... Eso no se pregunta, o qué, no me ves" al momento en que mostraba su playera roja de los Tiburones y alardeaba que el equipo iba a ganar.

Posteriormente, en declaraciones que publica el día de hoy El Universal, César Yúnes Landa, hermano del candidato, 'pronosticó' el resultado del encuentro gritando que además del marcador, su familiar obtendría en un futuro la gubernatura de Veracruz.

"Vamos 3-1 Fidel, vamos a ganar pero todavía falta un gol. Soy pitoniso Fidel, ahí está el cuarto gol y ganamos. Ahora me cumples, vas a bajar con Héctor (Yúnes) a levantar la copa, la vas a llenar de licor y nos la vamos a tomar. Pero te voy a pronosticar otra cosa como pitoniso, Héctor va a ser gobernador"

Ya con el título en mano y envuelto en una bandera futbolera del equipo, Yúnes Landa aprovechó el campeonato de la Copa MX para hacer un mítin político argumentando que si él se convertía en Gobernador de Veracruz, construiría un nuevo estadio para los Tiburones Rojos.

Por poner un ejemplo, el Territorio Santos Modelo, nueva casa de Santos Laguna tuvo un costo final de construcción que rondó los 100 millones de dólares, mientras que el Estadio BBVA Bancomer de Monterrey, hogar de Rayados, tuvo un costo final de 200 millones de dólares. Tumbar el viejo Estadio Luis Pirata Fuente y construir uno nuevo acarreará un enorme gasto para el gobierno del estado, presupuesto que bien podría utilizarse para mejores fines, mucho más necesarios en un estado como Veracruz.

El Luis Pirata Fuente es uno de los estadios más antiguos de Primera División. Foto: Jorge Mendoza / Wiki Commons

Posteriormente, cuando se le cuestionó y criticó que utilizara la final de Copa con un fin político, el príísta negó la situación asegurando que como ciudadano también puede ser aficionado al futbol. Sin embargo, la presencia de un candidato electoral haciendo propaganda política en un estadio es un hecho que bien valdría una investigación por parte de la Federación Mexicana de Futbol. Ahí, los agremiados al organismo tienen prohibido realizar estas actividades políticas aunque en el caso de Yúnes Landa al no estar ligado a la FMF no podría recibir alguna clase de sanción de las instituciones pertinentes.

El campeonato de los Tiburones tampoco pasó desapercibido por Javier Duarte, Gobernador del estado. Justo a la media noche, el político se vanaglorió de los éxitos que los equipos veracruzanos de distintos deportes han conseguido.

La publicación de Duarte no generó buenas respuestas entre la gente, los cuales criticaron la presunción del Gobernador al cuestionar el resto de los logros de su gestión y los graves problemas del estado como los ataques, desapariciones y asesinatos de periodistas, la impunidad que se vive con el supuesto caso de violación de 'Los Porkys' o bien, el supuesto nexo que hay entre personajes del gobierno y bandas asociadas al narcotráfico.

Así, el campeonato del Veracruz en la Copa MX ha sido objeto de crítica por el oportunismo de políticos y candidatos que quieren subirse al carro de los éxitos para supuestamente, hacerse ver como ganadores y gente cercana a la gente. Pan y circo para el pueblo.