Se nos fue Lemmy Kilmister, el músico por excelencia de la WWE

Falleció de cáncer el fundador de Motörhead a los 70 años en su residencia de Los Ángeles.

|
dic. 29 2015, 8:25pm

Foto: Chris Jericho

Con 70 años en la espalda, y la mayor parte de ellos dedicado a la música, Ian Fraser Lemmy Kilmister dejó de existir físicamente para convertirse en un ser eterno en el mundo del rock. El líder de la legendaria banda Motörhead murió de cáncer este lunes, según informó la propia banda a través de su perfil de Facebook. Lemmy fundó la banda en 1975 y era el único miembro original en ella, así como uno de los referentes del heavy metal a nivel mundial.

Cualquier rockero podría reconocer sus enormes bigotes y esa verruga en el rostro que tanto lo caracterizaron a lo largo de su vida. No hay duda de que es una leyenda del heavy metal, y es que es uno de los pioneros en introducir los sonidos punk al heavy metal, abriendo así una brecha para una nueva generación de trash y speed metal.

A Lemmy se le diagnosticó cáncer apenas este 26 de diciembre, y pasó los últimos días de su vida en su residencia en Los Ángeles. El nacido en Stoke on Trent, Inglaterra, residió también en Manchester y en Londres, donde conoció a Jimmy Hendrix y tocó por un lapso para la banda Opal Butterfly; poco después sería reclutado como bajista para Hawkwind, en 1972.

La primera banda en la que participó fue The Rockin' Vickers, que con sólo tres canciones volvió loca la escena musical de Manchester: sus integrantes solían vestir como sacerdotes y eso desataba el éxtasis de sus seguidores. Poco a poco fue tocando otros instrumentos y animándose a cantar.

Hawkwind me hizo ser un buen bajista. Ahí supe que era bueno tocando. Lemmy

Pero el romance con Hawkwind se terminó en 1975 cuando la banda decidió echarlo por un problema con drogas. Todo ocurrió mientras realizaban un tour por Canadá y Lemmy fue encontrado con drogas, tuvo que dejar la banda. Fue ahí cuando se le ocurrió crear su propia banda, para que nadie pudiera echarlo de nuevo.

Ni él mismo recuerda de dónde viene su apodo, aunque es muy probable que se lo haya ganado, por alguna razón, en la escuela. Como todos. El legendario rockero siempre fue conocido por ser un consumidor recurrente de drogas, aquel incidente con Hawkwind no sería el último ni lo harían cambiar su forma de vida. Además tenía una vida sexual tan loca y ruidosa como su propia música; seguro trasladaba su vida al plano musical.

No todo fue miel sobre hojuelas para Motörhead. De hecho, la banda se llamó Bastard, pero el nombre, por aquella época, era un tanto fuerte para las presentaciones comerciales y alguien le sugirió cambiarlo, cosa a la que accedió Lemmy. La banda practicaba en un depósito de muebles abandonado y ninguna disquera se animaba a grabar sus canciones.

Justo cuando Lemmy tiraba la toalla les llegó su momento. Primero cambió al baterista Lucas Fox por Phil Taylor y al guitarrista Larry Wallis por Eddie Clarke, la mejor versión de la banda, según los conocedores, pero el éxito no llegaba. Cansado de esperar, Lemmy decidió dar un concierto de despedida en Londres.

Ahí los escuchó un productor y los invitó a grabar algunas canciones, ¿algunas? A lo que seguirían 22 discos más para el deleite de los asiduos al heavy metal. En 1988, durante una gira por Finlandia, un periodista le preguntó a Lemmy por qué seguía tocando con la banda, a lo que el líder contestó tajante: "Todavía estamos aquí porque debimos haber muerto hace mucho tiempo pero no lo hicimos".

Lemmy describía su música como muy básica, ruidosa, rápida, arrogante, paranoica, veloz y fuerte, cosa que encaja a la perfección en la rudeza de la WWE. De hecho la mayoría de luchadores son fans de Motörhead, como Chris Jericho por ejemplo, por lo que el homenaje al nacido en Stoke no podía faltar. Y la WWE lo recordó en medio del último RAW del 2015 a través de un video.