El día en que la FA prohibió el futbol femenil

En 1921, la FA borró del mapa el futbol femenil, el cual había ganado gran popularidad tras la Primera Guerra Mundial.

|
dic. 3 2015, 8:08pm

Image via Wikipedia

Ya hemos pasado el punto de la necesidad de clarificar que las mujeres pueden jugar al futbol. Cualquiera que haya visto la Copa Mundial de este año sabe que hay mucho talento, una gran preparación física, y montones de goles. No, tal vez las mujeres no tengan una técnica tan depurada como la de los hombres, pero tampoco gozan del mismo nivel de ánimo, de instalaciones y recompensas financieras de su contraparte masculina. De hecho, muchas veces a las mujeres se les aconseja no jugar al futbol de una forma que jamás se le aconsejaría a un niño. Básicamente, son peras y manzanas, así que dejen de hacer comparaciones.

Al menos en 2015, las mujeres de varios países tiene la oportunidad de practicar este deporte. Hay clubes profesionales y la Copa Mundial Femenil crece en popularidad, lo cual muestra a la siguiente generación de niñas que el futbol es una carrera viable para ellas, o mínimo que dicho deporte también les pertenece.

Sin embargo, no siempre fue así. Recientemente en 1971, las mujeres en Inglaterra tenían prohibido jugar futbol en los recintos de los clubes de la Football Association (FA). Esto se debía a un regla votada por la FA el 5 de diciembre de 1921. La decisión se dio a pesar —o mejor dicho a causa de— que el futbol femenil era extremadamente popular en ese tiempo.

Las mujeres practicaban futbol desde los tiempos de la Inglaterra Victoriana, en donde en un partido en Londres en la década de 1890 atrajo, según reportes, a 10,000 espectadores. No obstante, el diario Manchester Guardian era algo escéptico por sus comentarios como "cuando la moda se haya esfumado, no creo que el futbol femenil atraiga tanta gente."

El British Medical Journal tampoco estaba muy contento al publicar un artículo que decía, "de ninguna manera podemos sancionar el exposición imprudente de la violencia, de órganos que en la experiencia común de las mujeres las ha llevado a protegerse de cualquier forma."

Dicha lógica resurgiría en argumentos posteriores.

El verdadero catalizador de su explosión en popularidad fue el inició de la Primera Guerra Mundial en 1914 (cabe recordar hasta este punto que todas las mujeres británicas fueron excluidas para votar).

La conversión de las mujeres al futbol vino de la mano de un cambio social más grande ocasionado por la guerra. Con miles de jóvenes yendo a los campos de batalla, de los cuales muchos no regresarían, las mujeres tomaron sus trabajos en las fábricas, y ocuparon nuevas posiciones en la industria de las municiones. También adoptaron las mismas opciones de recreación, encabezadas por el futbol y sus beneficios físicos y morales.

Leer más: Justino Compeán será el nuevo Presidente de CONCACAF

Uno de los equipos más destacados surgió de la fabrica de municiones Dick, Kerr and Co., en Preston. Conocido como Dick, Kerr's Ladies F.C. (foto de arriba), gozaron de un increíble éxito durante la guerra e incluso después de que fueran excluidas del deporte en 1921. Las mujeres comenzaron por vencer a sus colegas masculinos y formaron un equipo, con Alfred Frankland, un dibujante de la fábrica, como su entrenador. La Navidad de 1917 en Deepdale, vencieron a la fábrica Arundel Coulthard 4-0 frente a 10,000 personas.

Dick, Kerr's Ladies jugaba para recolectar fondos para las organizaciones de caridad en tiempos de guerra. Lograron juntar 600 libras de aquel partido de Navidad, una suma considerable en ese tiempo. El club fue tan exitoso que compraban jugadoras de otros equipos y disputaron partidos en toda Inglaterra, Gales y Escocia.

Continuaron haciéndolo después de la guerra, destinando el dinero a los soldados con lesiones. En marzo de 1919, 35,000 personas asistieron a un partido en Newcastle. También se enfrentaron a una escuadra francesa —ante 25,000 espectadores que acudieron para verlas ganar el juego inaugural 2-0— y viajaron a través del canal de la Mancha para dar un tour en el otoño de 1920. Para ese entonces, había cerca de 150 equipos femeniles en Inglaterra.


En 1921, la escuadra Dick, Kerr's jugó 67 partidos ante cerca de 900,000 personas, y como la demanda era muy alta, se vieron forzadas a rechazar 120 invitaciones para juegos. Sin embargo, fue este el año que cambió el curso del futbol femenil en Inglaterra.

Al 40 por ciento de las mujeres se le había dado el derecho a votar después de la guerra, pero sus funciones en la sociedad seguían cambiando. Ya que los hombres habían regresado a sus trabajos, se esperaba que las mujeres regresaran a la vida doméstica. También se les consideró no aptas para practicar futbol, ya que se decía que sus cuerpos era inapropiados para la práctica del mismo. Cuando se le preguntó a una reportera sobre qué pensaba de la participación de las mujeres en el futbol, la Dra. Mary Scharlieb lo describió como "el juego menos idóneo, demasiado para el físico de una mujer."

La tenista y experta en salud con estudios en Cambridge, Eustace Miles también aportó al debate: "Las patadas son un movimiento brusco para las mujeres...y la presión es severa. Ya que la complexión física de una mujer tiende a ser más redonda que la del hombre, sus movimientos deberían ser menos redondos y más angulares." (Barbara Jacobs bromearía después al escribir un libro sobre el equipo Dick, Kerr: "¿Así que tenemos que asumir que los cuerpos de las mujeres no son aptos para movimientos bruscos? Entonces nada de sexo, ¿no?")

La culminación de la campaña en contra del futbol femenil se dio el 5 de diciembre de 1921, cuando la FA ordenó a los clubes pertenecientes a la asociación a "no permitir el uso de los recintos para los partidos de mujeres."

El reporte ofreció tres razones clave. La primera es que el futbol era "inapropiado para las mujeres". La segunda tenía que ver con las quejas de "las condiciones bajo las cuales algunos partidos se realizaban." Y finalmente, el consejo sugirió que "una excesiva proporción de los recibos eran absorbidos como gastos con un alto porcentaje dedicado para objetos de caridad."

No sólo las mujeres tenían prohibido jugar en cualquier recinto de futbol de la FA. Increíblemente, también anunció que sus miembros no tenían permitido trabajar como árbitros o jueces de línea en ningún partido femenil. No hubo una sola prueba de catástrofe financiera, y tampoco se inició una investigación. A pesar de esto, había poco que las mujeres pudieran realizar como respuesta.

Leer más: El Olimpismo pierde aliados: sin Hamburgo, no hay una sede sólida para 2024

La prohibición también fue apoyada por entrenadores de la Football League. El entrenador del Arsenal, Leslie Knighton dijo, "Cualquiera familiarizado con la naturaleza de las lesiones recibidas por los futbolistas no puede pensar otra cosa, al ver a las mujeres jugar, que podrían recibir golpes similares que podrían dañar sus futuras obligaciones como madres."

En una entrevista, la capitana de Plymouth Ladies respondió a la decisión: "El órgano controlador de la FA tiene cientos de años de retraso y sus acciones son simples prejuicios de género. Ninguna de nosotras ha sentido efectos dañinos al practicar futbol."

Al igual que las opiniones sociales acogidas por los ancianos caballeros de la FA, la prohibición también tenía motivos políticos. El equipo Dick, Kerr's, entre otros, había disputado partidos para recaudar fondos destinados a los mineros por el cierre de 1921. La FA estaba molesta por la participación de las mujeres en un asunto político nacional, lo que es muy probable haya acabado con la participación de las mujeres en el futbol.

Los partidos de mujeres dejaban grandes ventas. Al principio, se vio como algo aceptable mientras el futbol de hombres estaba en receso por la guerra, pero cuando la Football League se reanudó, la FA se preocupó para la pérdida de ganancias.

La mayoría de los clubes femeniles se cerraron de la noche a la mañana. Sin embargo, el equipo Dick, Kerr's aguantó. Se fueron de gira en Canadá y los Estados Unidos, aunque algunos juegos fueron cancelados por la presión ejercida de la FA. El equipo continuó hasta 1956, cambiando su nombre a Preston Ladies F.C. después que Frankland dejara la propiedad de Dick, Kerr's.

Pero la mayoría de los equipos no contaban con el capital y dejaron de existir. Increíblemente, no fue hasta la primera Copa del Mundo ganada por Inglaterra en 1966 que el futbol femenil fue realmente revivido. En 1969, se formó la Asociación Femenil de Futbol, y en 1971 —medio siglo después de la prohibición— la FA finalmente permitió que sus miembros albergaran de nuevo los partidos de mujeres.

En el futbol varonil es difícil decir con exactitud quién es el culpable de la incapacidad de Inglaterra para ganar trofeos a nivel internacional, pero es mucho más claro en el caso de las mujeres. Las decisiones de la FA en 1921, y su falta de acciones a partir de entonces, le hicieron un enorme daño al futbol femenil en todo el país.