Flickr

Mayweather y el MMA: Los verdaderos ganadores de la "Pelea del Siglo"

El mundo quedó satisfecho por una simple razón: Mayweather y McGregor entretuvieron al público.

|
ago. 28 2017, 3:47pm

Flickr

No hubo milagro. La noche del sábado en Las Vegas, la T-Mobile Arena fue el escenario de una nueva y final demostración de maestría de Floyd Mayweather, quien derrotó por nocaut técnico a la estrella de las artes marciales mixtas, Conor McGregor, a un minuto del final del décimo round. No hay duda que el irlandés dominó los primeros tres episodios, y con ello puso en alto el nombre de su disciplina.

Floyd se reservó a hablar durante la mayoría de los cara a cara que tuvo con su rival; del otro lado, McGregor siempre mostró su energía característica. Arriba del ring, al chocar los guantes, las cosas habían cambiando: los ojos de Conor se cerraba, y Floyd sonreía.

Los primeros dos rounds, especialmente el primero, sorprendió a propios y extraños de las artes marciales y el boxeo. McGregor mostró disciplina, un estilo limpio para boxear, y encontró a su rival en varias ocasiones con el gancho. Por primera vez, los puristas del boxeo presenciaron a un peleador de MMA cómodo en el ring, mientras conservaba su estilo. McGregor no permitió a ru rival hacer mucho e incluso lo obligó a salir de su zona de confort que es el contraataque, mientras él se dedicaba a contragolpear. El alcance y el peso, claramente a su favor, le ayudaron al irlandés a imponer su estilo. ¿Pero cuánto aguantaría así? Una derecha de Mayweather en el tercer round serviría de presagio.

El exceso de confianza provocó que McGregor se lanzara con una cantidad impresionantes de golpes con la esperanza de conectar la tan esperada zurda. Pero después de los tres primeros rounds sus golpes comenzaron a peder poder, convirtiendo la contienda en una sesión de sparring de un sábado por la noche. En el boxeo, el esfuerzo cardiovascular es radicalmente diferente al de las artes marciales mixtas. Los rounds parecen nunca terminar y son muy parecidos. El resultado fue que McGregor empezó a tener problemas imponiendo su ritmo. El cansancio le obligó a cometer errores como el del séptimo episodio donde intentó cambiar de guardia y se llevó una derecha al rostro.

El noveno round fue un martirio para el irlandés. Sin piernas le fue imposible evitar la ofensiva de Floyd. Desde el inicio del décimo, McGregor salió de su esquina con un andar lastimoso. El réferi detuvo la pelea a tiempo. McGregor había perdido pero de pie.

Como siempre, "Money" aprovechó el cansancio de su rival para castigarlo con combinaciones y asediarlo por todo el ring. Más de la mitad de los golpes del estadounidense conectaron a su rival, limitando drásticamente la lucidez y condición del irlandés.

"El boxeo es un gran deporte. El MMA es un gran deporte", dijo Floyd Mayweather después de la pelea.

Ante los micrófonos, McGregor confesó haberse cansado pero tuvo la impresión de haber dominado el arranque de la contienda. Es precisamente lo que Mayweather había esperado: dejar al rival confiarse, vaciarse, y después atacar.

"Dije que iría al frente y lo hice. Esa fue mi estrategia", comentó Mayweather en la rueda de prensa posterior a la pelea. El estadounidense prometió dejar el corazón para complacer a los fans. Cumplió su promesa.

Aunque no hubo duda de cómo terminaría la pelea, la forma en que se dio sorprendió a la gran mayoría. Conor McGregor obligó a Floyd Mayweather, uno de los mejores boxeadores de todos los tiempos, a adaptar su estrategia. Al fracasar en su búsqueda por derrotar al boxeador más inteligente del boxeo, el irlandés representó la esencia de las artes marciales mixtas: nunca dejes de aprender.

Al final, esta pelea no perdió ante los ojos de la historia. Floyd Mayweather concluyó su carrera con un récord invicto de 50 contiendas, sobrepasando el récord de Rocky Marciano (49). Conor McGregor demostró que es un guerrero capaz de enfrentarse a todo tipo de retos, y que el MMA se merece un lugar en la élite de los deportes de combate. El irlandés anunció que regresará al octágono. Si su confianza no se vio afectada por esta retroceso, bien podría volver a ser invencible en su disciplina. Por cierto, no olvidemos que ambos bajaron del ring siendo un poco más ricos.