Quantcast

De campeón de muay thai a miembro de ISIS: La vida y muerte de Valdet Gashi

El extraño caso de Valdet Gashi, el campeón de muay thai que colgó los guantes para pelear por ISIS.

Alexander Reynolds

Valdet Gashi era un hombre de 28 años con un gran futuro. Tenía una esposa que lo amaba, dos hijos adorables y una carrera exitosa como peleador profesional de muay thai. Pero en junio de 2015 todo cambió cuando un amigo que tenemos en común subió a Facebook una advertencia pública.

"Para aquellos que aún no lo saben, Valdet Gashi se unió a ISIS. Sugiero que todos lo borren de sus perfiles para demostrar que nuestro deporte no apoya ese tipo de estupideces. Estoy decepcionado, ya que fue un buen amigo mío. Pero la amistad se ha terminado. Cualquier persona que deja voluntariamente a su esposa e hijos solos para ir a luchar en la guerra de alguien más no se merece el respeto de la gente".

Fue una noticia inesperada para muchos en la comunidad de muay thai, particularmente para aquellos que habían seguido de cerca la carrera del campeón y para nosotros que lo conocíamos personalmente. Incluso, Valdet mostraba su compromiso para pelear en Siria vía Facebook, pidiendo a sus amigos que "no lo juzgaran" sin antes saber la historia completa. Ya no importaba. Reporté su perfil, lo borré y bloqueé. El héroe deportista se había convertido en un ídolo caído y un paria social. Viejos amigos y compañeros le dieron la espalda y le desearon una muerte temprana.

"Espero que un drone lo vuele en pedazos", comentó uno.

"Que disfrutes a tus camaradas asesinos de bebés, enfermo malnacido", dijo otro.

Valdet Gashi había pasado de ser campeón de muay thai a un imbécil de ISIS.

A partir de mediados de junio de 2015 en adelante hubo un período de silencio. Varios peleadores yihadistas prominentes en Siria, incluyendo Valdet, recibieron indicaciones de los mandos más altos del Estado Islámico de retirarse de las redes sociales porque las agencias de inteligencia estaban intentando localizarlos para lanzar ataques aéreos con drones. Se dice que Valdet fue transferido al frente de combate y, el 4 de julio de 2015, se reportó que había muerto en el norte de Siria.

La guerra global contra el terrorismo está siendo peleada demasiado cerca de nuestros hogares hoy en día. Primero fueron seis estudiantes de mi vieja escuela, Holland Park en Londres, quienes murieron en Siria peleando para ISIS.

En esta ocasión, un tipo que conocí en el ámbito de los combates profesionales en Bangkok pasó por lo mismo. ¿Qué impulsa a las personas a unirse? No es como si hubiese una escasez de reclutas para la causa. Las Naciones Unidas estiman que entre 20 mil y 22 mil combatientes extranjeros se han unido a las filas de ISIS en Siria e Iraq hasta el momento.

¿Cuál fue la motivación para que Valdet se convirtiera en un terrorista/enemigo? En una entrevista telefónica para medios suizos poco antes de su muerte, Valdet dijo que se había sumado "para ayudar y buscar respuestas". Esto es lo que creo que lo motivó. Valdet era un hombre joven con ira. Pero a diferencia de muchos otros, no era un perdedor anónimo; era un cuatro veces campeón del mundo en uno de los deportes más complicados del planeta. Y sin embargo, Valdet era un idealista que quería ser parte de algo más grande que un ring: la creación del supuesto Califato.

Para Valdet, y para muchos como él, la llamada de ISIS para alzarse en armas fue, y sigue siendo, una causa de noble apariencia con el beneficio de una muerte honorable. Fue un romántico, y el conflicto en Siria su versión distorsionada de la Guerra Civil española. Debió quedarse en Bangkok en su hogar con su esposa e hijos.

Prefiero recordarlo como el hombre que era. Callado, humilde, amable, respetuoso. Valdet era la combinación imbatible de deportividad y caballerosidad. Y arriba del ring no era cualquier peleador. Fue cuatro veces campeón del mundo e incluso peleó con Shuki Rosenzweig, un viejo conocido del Rompo Gym de Bangkok.

Ya que Bangkok es una ciudad muy pequeña, solía verlo por todas partes: golpeando las manoplas durante cinco asaltos en el gimnasio Fighting Spirit; trabajando en el parque Lumpinee; sentado en la parte trasera de un moto-taxi, zigzagueando las calles de la ciudad; practicando sus agarres desde las bancas de madera de 96 Penang; comiendo un kebab con sus amigos en la zona árabe de la ciudad. No era fácil que Valdet pasara desapercibido con su característica barba, su mirada amigable y su amable sonrisa.

Ahora, poco más de un año desde su vergonzosa muerte, sigo confundido por algunos reportes contradictorios, vagos e imprecisos sobre su muerte que han circulado en medios internacionales de renombre. En la cortina de humo de la guerra, los "hechos" tiene una tendencia de ser manipulados.

Tiempo atrás, Valdet había dicho en una entrevista para los medios suizos que se encontraba patrullando el río Éufrates con las fuerzas de ISIS cerca de la frontera turca en busca de contrabandistas. Pero de acuerdo con el Observatorio de Derechos Humanos de Siria (SOHR), Valdet fue arrestado por desertar y golpeado en una cárcel en Manbiy, ciudad al noreste de Alepo. "Fuentes confiables" comunicaron al SOHR (establecido en Inglaterra) que ISIS había ejecutado al ex campeón por intentar desertar. Supuestamente, Valdet se había sorprendido por las atrocidades llevadas a cabo por ISIS y por eso intentó escapar a Alemania bajo cualquier medio. Entre el 2014 y julio de 2015, el SOHR documentó 143 ejecuciones de miembros de ISIS que trataron desertar. ¿Valdet fue uno de ellos?

Dejando de lado las teorías y especulaciones personales, hablé del tema con el amigo que tenemos en común que mencioné al principio.

"Valdet estaba encantado con ese lugar. La estaba pasando a gusto".

Este giro en la muerte de Valdet fue confirmado por los de su propia sangre. Su hermano, Valon, comentó en Facebook.

"Escucha la propaganda que hacen. Valdet está muerto, y no puedes demostrar que sigue por ahí como dicen los reportes".

Tiene razón.

Ahora la memoria le cierra sus puertas al hombre que alguna vez creí haber conocido. Créanlo o no, Valdet tenía un gran futuro.