Valentino Rossi la vuelve a liar con una patada a una aficionada

La víctima del incidente, que presentará denuncia, se estaba haciendo un selfie en el paddock del Gran Premio de Valencia de MotoGP cuando el piloto italiano la arrolló con una moto.

|
14 noviembre 2016, 8:45am

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Valentino Rossi terminó su participación en el Mundial de MotoGP 2016 con una cuarta posición y una despedida cordial a Jorge Lorenzo, que deja Yamaha y empieza su aventura con Ducati. El italiano, sin embargo, tuvo un gesto muy feo y fue cazado in fraganti por el móvil de un aficionado en el paddock de Cheste, Valencia.

A ver si lo adivinas... sí, otra patada.

Qué majo Rossi. Le sigue gustando dar patadas.
Imágenes tomadas esta misma mañana en Cheste. pic.twitter.com/axZrwfHm2P
— Doη Vito ☆彡 (@bonham_cat) November 13, 2016

Haciendo números, la patadita ha permitido a Rossi acabar con los mismos resultados que el curso pasado: un subcampeonato y una coz. En esta ocasión, la víctima del puntapié de Il Dottore fue una aficionada que relató los hechos al diario AS y ha declarado su intención de denunciar al italiano.

"Estaba haciéndome unas fotos con unos amigos y en un momento dado no sé de dónde salió Valentino, me dio una patada, un empujón y un codazo. Yo no sabía lo que había pasado hasta que no me giré. Me ha hecho un moratón y voy a ir a hacer un parte médico porque le quiero denunciar", explicó Ana Cabanillas, que vestía una camiseta de Marc Márquez en el momento del incidente.

"Tengo miedo de que me detengan", bromeó Rossi cuando fue preguntado por el incidente tras la carrera. Luego se puso serio: "En el vídeo solo se ve la última parte y no lo que pasa antes, pero lo primero que debo decir es pedir disculpas a la señora. Espero que esté bien. Para mí, realmente, es muy difícil vivir en el paddock y en Valencia es una situación incontrolable", detalló el italiano.

Evidentemente, el incidente no ha gustado en las redes sociales. Quizás Rossi tuvo un momento de estrés o de pánico, pero está claro que quien no tenía culpa de nada era la pobre fan que se llevó por delante.