Quique Badia

Alto voltaje en la lucha por una federación propia para las MMA españolas

Hoy por hoy, las MMA comparten protagonismo con otras disciplinas en esta institución, y esta vez, fue la denominación de un torneo como "campeonato de España" lo que desató la polémica.

|
24 abril 2017, 9:55am

Quique Badia

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

El conflicto entre cuatro decenas de clubes de MMA españoles y la Federación de Lucha Estatal (FELucha), ha subido un peldaño más. Después de una primera toma de contacto el pasado noviembre, varias reuniones por toda la geografía española han ido apuntalando la voluntad de una nutrida representación de este deporte en España de constituir una federación propia y al margen de la FELucha. Hoy por hoy, las MMA comparten protagonismo con otras disciplinas en esta institución, y esta vez, fue la denominación de un torneo como "campeonato de España" lo que desató la polémica.

El evento, celebrado el pasado 9 de abril, es el paso previo a competir con deportistas de todo el mundo en el circuito de la compañía rusa M-1, ligada en el ámbito de la competición a la World Mixed Martial Arts Association (WMMAA). Al frente de la delegación española de la asociación está Chinto Mordillo, una leyenda de las artes marciales en nuestro país. Mordillo, que además ejerce de seleccionador para M-1, denunciaba los días previos al combate que un conocido miembro de FELucha había ejercido presiones sobre el gimnasio del equipo de fútbol Rayo Vallecano, emplazamiento de los combates, para que no se celebrara el evento. Alegaba que su federación era la única que podía organizar un campeonato nacional.

Leer más: Recordamos las veces que alguien le ha dedicado insultos a las MMA

Fuentes de FELucha consultadas por Vice Sports se desmarcaron de la supuesta actuación de este integrante del colectivo, pero explicaron los motivos de la controversia. "Se mandó un escrito al Consejo Superior de Deportes diciendo que no se podía disputar un campeonato nacional cuando el mismo consejo reconoce que las MMA entran dentro de las atribuciones de la Federación Española de Lucha. Y hasta ahí", sostuvo Antonio García, seleccionador nacional de grappling de esta federación.

El deportista Adrián Gálvez haciendo una llave al armenio Gevor Sargsyan en un campeonato en la Nucia el pasado diciembre // Quique Badia

La representación legal de la WMMAA explica a Vice Sports que la polémica se dirimió en la consejería de deportes de la comunidad de Madrid, y que se acordó un cambio de nombre como solución. La portavocía de la consejería madrileña declaró que no hizo falta actuar ante el entente. Aunque fue un acuerdo in extremis: estuvo a punto de suspenderse el evento por matices como el hecho de que se refiriera también un "selectivo panamericano".

El conflicto se quiere presentar como algo entre empresas promotoras. FELucha figura como miembro de la International Mixed Martial Arts Federation (IMMAF), una organización que a su vez ha tenido vínculos con la Ultimate Fighting Championship (UFC) estadounidense, la competencia de M-1 en la promoción de las MMA. Pero el grueso de la competición internacional se ha dado a través de la compañía rusa.

David Muñoz, coach de la selección española de la WMMAA, apuntaba en noviembre a los motivos de sus diferencias con la FELucha: "Grappling no es MMA. Lo que proponemos es que MMA sea un único deporte, no grappling más muay thai. Es un deporte completamente diferente". A la vez que señalaba que algunos aspectos del reglamento de esta disciplina colgado en la web de la Federación no son accesibles, hecho que no ocurre con otras disciplinas de la federación.

Finalmente, y por el bien de la competición, los combates se llevaron a cabo y el torneo fue un éxito de asistencia, a pesar de un fugaz percance con la policía: 10 operativos de agentes del cuerpo municipal se personaron afirmando que se había superado el aforo. Pidieron el DNI a los competidores, médicos y organizadores, así como los seguros de los participantes de la velada, impidiendo el acceso al recinto mientras duró la operación. Una vez resuelto, 80 participantes de este deporte midieron sus fuerzas en el ring.

Y al día siguiente, la lucha por una federación propia para las MMA españolas continúa.

Sigue al autor en Twitter