Quantcast

Espera 32 años para abrir la cerveza que guardó hasta que su equipo ganara

Prometió no abrirla hasta que los Cubs ganaran las World Series de béisbol, pero no se la pudo beber porque olía a muerte.

Sean Newell

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Mientras los Cubbies se rociaban de champán y cerveza light a sí mismos y a los Cleveland Indians, este viejo abrió una lata de Coors que llevaba 32 años en su nevera. El abuelo la tenía allí desde 1984 —cuando los Chicago Cubs perdieron su serie contra los San Diego Padres en cinco partidos—, el año en que prometió que no se la bebería hasta que los Cubs ganaran las World Series de béisbol.

En el día del señor, después de 106 años de futilidad, los Chicago Cubs se proclamaron los flamantes ganadores de las World Series. ¡Así que es momento de abrir la maldita cerveza, viejo! El único problema es que la cerveza era tan antigua —hasta se abría con una de las antiguas anillas— que olía a muerte. Por no hablar de que ya no era una bebida carbonatada. La mueca del abuelo cuando le da un sorbito es breve, pero es, indudablemente, una mueca de asco.

Es una putada: reservas una cerveza durante tanto tiempo, con esa intención específica, y casi no te queda otra que bebértela. Claro que no pasa nada, porque fue un día legendario para los aficionados de los Cubs. Ya nunca se permitirán creer en algo como la maldición de la imbebible cerveza de 1984, ¿no?