Quantcast

Joshua y Klitschko nos regalaron una pelea perfecta ¿Y ahora qué?

Alex Raskin

El héroe de Gran Bretaña conectó un 'uppercut' que pasará a la historia como uno de los golpes más famosos en el boxeo.

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Olvidemos el campeonato de pesos pesados de la FIB que Anthony Joshua obtuvo en su emocionante victoria por nocaut sobre Wladimir Klitschko a finales de abril. Ignoremos el hecho que el británico de 27 años se adueñó de la corona vacante de la AMB al levantarse de la lona en el sexto round para tirar en dos ocasiones al titán de la división antes de ganar en el onceavo. El cinturón de la OIB que Joshua ganó frente a una audiencia récord de 90 mil personas en el Wembley Stadium es sólo un accesorio más que lucirá en las sesiones de fotos futuras al lado de sus demás fajas.

El boxeo cuenta con demasiados organismos rectores para declarar al británico el verdadero campeón. Pero esa noche del 29 de abril, en la mejor función de los pesos pesados en lo que va del Siglo XXI, Anthony Joshua (19-0, 19 nocauts) se convirtió en el rey del mundo. Los cinturones son lo de menos. Su pelea lo fue todo.

Leer más: El boxeador que ganó un oro Olímpico subido a un trineo

Antes de su gran cita, el exboxeador olímpico, ganador de la medalla de oro, no había sido puesto a prueba en su carrera profesional después de sus 18 nocauts seguidos frente a rivales para el olvido. Y aunque alargó su racha en Wembley después de ser el primer boxeador que noquea a Klitschko desde que Lamon Brewster lo logró en 2004, su prueba fue algo desconocido para Joshua.Aquellos que no presenciaron el renacimiento de la división de los pesos pesados esa noche opinan que Joshua derrotó a un desgastado ucraniano de 41 años. Pero no es así. Klitschko (64-5, 53 nocauts) llegó al encuentro en la mejor forma física de su carrera.

Al comienzo del quinto asalto, cuando Joshua salió disparado de su banco y tiró al entonces campeón, la pelea se convirtió en el tipo de choque de ida y vuelta que parece habitar sólo en las películas.Joshua no ganó la pelea en el quinto. De hecho, casi la pierde por vaciarse con combinaciones de golpes. Tampoco en el sexto, cuando un Klitschko revitalizado le dio a Joshua el primer nocaut en su carrera profesional. El final lo dictó el penúltimo round gracias a la agresión y determinación incesantes de Joshua. No intentó sobrevivir para una posible victoria en los puntos (dos de los tres jueces tenían a Joshua arriba en el onceavo asalto). El héroe de Gran Bretaña conectó un uppercut que pasará a la historia como uno de los golpes más famosos en el boxeo.

Klitschko, visiblemente ido, sería noqueado una segunda vez antes de que el árbitro, David Fields, detuviera la potencial desgracia. Así fue como Joshua sería promulgado el nuevo dueño del mundo boxeo. "No soy perfecto pero lo intento", dijo Joshua. "Me puse un poco sentimental porque sé que aún hay gente que duda de mí. Seguiré mejorando.A veces puedes ser un boxeador fenomenal, pero el boxeo es todo carácter. Cuando estás en las cuerdas descubres quién eres en realidad. Regresé [del nocaut] y peleé con todo mi corazón". Klitschko tiene el derecho de exigir una revancha si así lo desea; se la merece.

"Por supuesto que tenemos una revancha en el contrato", dijo Klitschko, quien conectó 94 golpes comparados con los 104 de Joshua, de acuerdo a CompuBox."Necesito analizar la situación y darme cuenta de qué pasó. Me arrepiento de no haber levantado las manos, pero lo felicito. Se levantó, peleó y ganó".Klitschko tiene toda una vida fuera del ring. Quizá sea el momento de que el ucraniano se enfoque en sus múltiples causas humanitarias con su hermano Vitali, el alcalde de Kiev, y su pareja, la actriz Hayden Panettiere.El campeón del CMB, Deontay Wilder, respeta el corazón que Klitschko mostró en su pelea. El oriundo de Alabama comentó a VICE Sports que la leyenda ucraniana demostró que "la edad no es más que un número". Pero por más "eléctrico" que haya sido el ambiente en Londres, Wilder dice que no necesita ver una revancha entre Joshua y Klitschko.

"No necesita arruinar su reputación", dijo Wilder. "No quiero que se convierta en uno de esos campeones que sigue subiendo al ring para ser noqueado. Así es como se arruina un legado".Desde luego, Wilder (37-0, 36 nocauts) tiene sus propios planes. Al igual que Joshua antes de aquella noche, el campeón del CMB no ha sido puesto a prueba. Pero no es su culpa. Wilder estuvo dispuesto a viajar a Moscú el año pasado para enfrentar a Alexander Povetkin (31-1, 23 nocauts), pero el boxeador ruso dio positivo por meldonium.

Wilder se mantuvo ocupado noqueando a Gerald Washington y Chris Arreola en Birmingham, Alabama, pero frente a audiencias menores a los 13 mil. Ahora Wilder quiere una oportunidad para lucirse ante muchos más miles de espectadores, y tiene en mente una pelea de unificación contra Joshua. "Definitivamente calculo que podríamos congregar más gente que 90 mil", comentó Wilder.El promotor de Joshua, Eddie Hearn, de Matchroom Sport, ha manifestado en el pasado que pretende convertir a su luchador en una estrella del pago por evento en el continente americano. La pregunta es si Wilder, sin el mismo apoyo que Joshua recibió en Londres, puede atraer una audiencia de esas proporciones. "Deontay Wilder es un excelente luchador que emociona ver en acción, con una gran personalidad", dijo Hearn.

Criado en Tuscaloosa, donde el programa de fútbol americano universitario es el que manda, Wilder recuerda constantemente que Estados Unidos se interesa significativamente menos por sus boxeadores que países como México o Gran Bretaña. "Si fuese de cualquier parte del mundo, menos Estados Unidos, tendría la atención que me merezco", confesó Wilder. "Siempre me han menospreciado a lo largo de mi carrera", continúo el campeón. "Siempre que tengo una oportunidad, algo sale mal. No se concreta, no funciona o alguien da positivo. Una pelea con Joshua sería la oportunidad para demostrarle al mundo quién soy". Pero quizá no suceda inmediatamente.

Además de una posible revancha con Klitschko, Joshua podría enfrentarse a Tyson Fury (25-0, 18 nocauts), quien se tomó un tiempo lejos del cuadrilátero para solucionar sus problemas de depresión. Joshua invitó a Fury a pelear después de su función y el oriundo de Manchester respondió vía Twitter "bailemos".Wilder lanzó el desafío al campeón de la OMB, Joseph Parker (22-0, 18 nocauts), y también mencionó al campeón de peso crucero Tony Bellew (29-2-1, 19 nocauts) como una remota posibilidad. Sin embargo, el CMB ordenó una pelea obligatoria con Bermane Stiverne (25-2-1, 21 nocauts), rival que Wilder considera menos atractivo. "Esto [la pelea contra Joshua] es más importante que las peleas obligatorias", dijo Wilder. "La división de los pesos pesados está que arde en estos momentos".