Puños por un pasaporte: la vida en el cuadrilátero del terrorista de la Maratón de Boston

Se infiltró entre la multitud que observaba la Maratón. Una mochila le colgaba pesadamente de los hombros. Se detuvo, su mirada se topó con la de Jeff Bauman, y Tamerlan Tsarnaev le dejó la mochila en los pies.

|
jun. 8 2017, 9:01am

Con gafas de sol, gorra oscura y chamarra negra, Tamerlan Tsarnaev, se infiltró entre la multitud que observaba la Maratón de Boston. Una mochila le colgaba pesadamente de los hombros, aunque su caminar era sólido, erguido, decidido. Se detuvo, su mirada se topó con la de Jeff Bauman, se miraron un instante y Tsarnaev le dejó la mochila en los pies. Unos minutos después la mochila estalló, llevándose los pies de Bauman pero no su recuerdo, esa imagen imborrable del tipo fornido con gorra y lentes. Ese que perpetró el atentado en la Maratón de Boston.

La descripción que dio Bauman empezó la cacería de las autoridades, que lograron abatir a Tamerlan unas horas después. El rostro borroso y encubierto captado por las cámaras de seguridad y difundido por la policía comenzó a tomar forma, la forma de un boxeador amateur que se obsesionó con asistir a unos Juegos Olímpicos pero que fracasó en el intento.

Las fotos más nítidas que hoy se conocen de Tamerlan Tsarnaev son, la mayoría, en faenas pugilísticas. "Boxear por un pasaporte: el impulso olímpico para convertirse en ciudadano de los Estados Unidos", es el nombre de un reportaje gráfico que se publicó en 2010 en la revista para graduados de la Universidad de Boston. Ahí aparecen 13 fotografías de Tsarnaev, 11 de ellas entrenando en el gimnasio, 6 de ellas con guantes de boxeo como puños. El autor del artículo es Johannes Hirn.

"Tamerlan Tsarnaev es un boxeador de Chechenia que actualmente entrena en el Centro Wai Kru de Artes Marciales Mixtas en Boston, Massachusetts. Tsarnaev entra a las competiciones nacionales de los Golden Gloves con la esperanza de ser seleccionado en el próximo equipo olímpico de los Estados Unidos y obtener su naturalización", explicaba la revista.

El mismo reportaje narra que Tsarnaev llevaba cinco años viviendo en Estados Unidos, pero él mismo explica que no tiene un solo amigo estadounidense, "porque no los entiendo". Agrega la publicación que estudiaba en el Bunker Hill Community College en Boston con la intención de ser ingeniero, pero que se había tomado un semestre sabático con el objetivo de entrenarse para la competición.

La familia de Tsarnaev, según la revista, había huido de Chechenia a comienzos de los noventa por los conflictos en esa región. Vivió en Kazajistán antes de llegar a Estados Unidos como refugiado político. Tsarnaev declaraba en ese momento que dado que Chechenia no era un país independiente, "preferiría competir por Estados Unidos y no por Rusia".

Tsarnaev-Boxeo-Terrorismo-Fightland

Tsarnaev asegura que no se quitaba la camiseta en presencia de mujeres por su religión musulmana, aunque las imágenes en la revista prueban lo contrario.

Aunque entrenaba en un centro de artes marciales mixtas, Tsarnaev era un purista, casi un fundamentalista del boxeo. "Cuando empiezas a patear, todo se ensucia. Eso es lo que creo", explicaba sobre el kickboxing. "Ellos no saben cómo moverse". Tsarnaev era musulmán y aseguraba que no se quitaba la camiseta cuando había mujeres en el gimnasio, aunque una de las fotos en el mismo reportaje evidencia lo contrario. Dijo no fumar ni beber.

El sueño olímpico o el deseo de tener la ciudadanía estadounidense eran persistentes. En la prensa estadounidense hay registros de Tsarnaev boxeando en los "Guantes de Oro" desde 2004, según reportó en su momento el periódico Lowell Sun. "Me gustan los Estados Unidos", dijo Tsarnaev tras ganar su primer combate. Pero nunca pudo pasar de ser un buen luchador regional. En 2010, cuando la revista le hizo el reportaje, Tsarnaev se convirtió en campeón de los "Guantes de Oro" de la región de Nueva Inglaterra en la división de los pesos pesados, lo que le valió ganarse el trofeo Rocky Marciano. Sin embargo, nunca logró ganar el torneo nacional y, por consiguiente, tampoco el billete olímpico y la naturalización.

Tamerlan Tsarnaev junto a el ex boxeador profesional, Micky Ward. Foto: Artículo Will Box for a Passport de Johannes Hirn

Extraña y caprichosamente, los medios siguen extrayendo fotos del terrorista de Boston a día de hoy, siempre como boxeador. La revista The New Yorker incluye en sus galerías una fotografía de Tsarnaev posando al lado del aguerrido Micky Ward.

Tamerlan Tsarnaev, el boxeador terrorista, terminó por atacar al país que tanto le obsesionó representar.

*Este artículo se publicó originalmente en IZQUIERDAZO.