Quantcast

Tim Wiese, de la portería del Werder Bremen al ring de la WWE

El extravagante exportero suplente de Neuer debutará en el mundo de las artes marciales mixtas profesionales en una de las transiciones laborales más curiosas en el mundo del fútbol.

VICE Sports

Tim Wiese, durante la rueda de prensa previa al evento de la WWE en Frankfurt. Imagen vía Facebook

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Tim Wiese, el exportero del Werder Bremen e internacional absoluto con Alemania, ha protagonizado una de las transformaciones profesionales más sorprendentes de los últimos tiempos. Desde su retirada del fútbol de élite en 2014, ha estado trabajado para convertirse en luchador profesional de la WWE.

Hoy, la ciudad de Múnich será testigo del nacimiento del Tim Wiese luchador, un personaje que ha cambiado algo de aspecto respecto a sus días como futbolista pero que sigue dando el cante.

Cuando se retiró del fútbol, Wiese pesaba 90 kilos. Ahora, a sus imponentes 1,93 metros de altura le ha sumado 30 kilos de más de masa muscular "para ser más explosivo y agresivo dentro del ring". El exjugador reconoció a The Guardian que intentaba ganarse el odio de las gradas dentro del terreno de juego, ya que así se hablaba de él y conseguía la misma notoriedad que ahora le ha llevado hasta la escena de las artes marciales mixtas: "Quieren que sea el tipo malo, pero ya lo era en el campo, así que me está bien".

La WWE tiene dos componentes que encajan a la perfección con Wiese: primero está lo físico, de lo que nadie puede dudar tras ver las imágenes del luchador previas al combate de hoy; en segundo lugar está la faceta teatral, que él mismo se encargó de remarcar en la rueda de prensa previa al evento. "Me encanta actuar, ¡mi vida es un show!", explicó el exportero de 34 años.

"No me importa a quién estoy destruyendo. Mi táctica es ir directo al rival y destruirlo por completo. Confrontación total. Ese es mi trabajo.", añadió en declaraciones que recoge la agencia DPA. Sus compañeros para su bautizo en el ring serán el suizo Cesaro y el irlandés Sheamus.

Como futbolista, Wiese defendió siete años las portería del Werder Bremen, ganó una Copa de Alemania y fue suplente de Manuel Neuer en el Mundial 2010 y la Eurocopa 2012 con Alemania. Eso sí, siempre destacó por hechos extradeportivos. Entre otras maravillas del juego sucio, el tipo le metió esta patada a lo kung-fu a Ivica Olić y le hizo una magnífica llave de judo a Thomas Müller, así que tenía tablas para acabar en esto de la lucha profesional.

De momento, de los futbolistas sabíamos que cuando se retiraban buscaban con cierto éxito los banquillos, los palcos y las cabinas de comentarista, pero Tim Wiese podría abrir una nueva vía en la transición laboral del colectivo. Recordando sus tiempos en la portería y alguna de sus más infames jugadas, sin duda parece el tipo adecuado para conseguirlo. Veremos.