En defensa del running

Alguien que no es runner explica por qué aporrear el asfalto con los pies no es la “peor forma de ponerse en forma”.

|
ene. 9 2017, 8:50am

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

No soy un runner. Lo he intentado varias veces, pero nunca he conseguido sobrepasar los 8 kilómetros. Y aunque lo hiciera, mi ritmo avergonzaría hasta una tortuga. (Para que os hagáis una idea: 7,5 minutos por kilómetro). Correr no es lo mío y creo que correr no es la mejor forma de hacer ejercicio, por eso ni corro ni animo a nadie a que corra. Casi todos los artículos y libros que he escrito en el último cuarto de siglo como especialista certificado en preparación física se han centrado en el entrenamiento de fuerza.

Más running: Correr es la peor manera de ponerse en forma

Dicho esto, y tras haber dejado clara mi relación con el hábito de correr, os diré una cosa más:

Es completamente absurdo decir que correr, o cualquier otra forma de ejercicio, es lo peor para ponerse en forma, como un escritor afirmó en esta página hace unas semanas.

Pero antes de entrar en esa discusión, hay que definir qué entendemos por capacidad física, si es que es posible llegar a un consenso. ¿Es VO 2 max? ¿Fuerza muscular? ¿Bajo contenido de grasa corporal? ¿Es algo que se pueda medir o más bien algo que "lo sé cuando lo veo"? (Os aviso: otro artículo de esa página desmonta la idea de que los cuerpos más atractivos son aquellos que pueden hacer más cosas).

Corredores pasando por la puerta de Brandenburgo en la Maratón de Berlin. Más de 40.000 participantes se atrevieron con ella en el año 2008. Imagen vía REUTERS/Pawel Kopczynski

Si tuviera que escoger una forma de medir la capacidad física, utilizaría la tarea metabólica equivalente (MET, por sus siglas en inglés). Un MET es el nivel de esfuerzo que se requiere para sentarse en una silla o hacer básicamente nada. Cuanto más dura sea una tarea, mayor tendrá que ser tu capacidad física para acometerla, y cuanto mayor sea tu capacidad física, más lejos te encontrarás de la muerte o la discapacidad. La capacidad de completar una tarea de cinco MET —caminar un kilómetro en 9 minutos, por ejemplo— se considera el borde del riesgo de mortalidad. Si estás por debajo de eso, estás jodido.

Lo que importa es esto:

Cada mejora de 1 MET sobre 5 disminuye tu riesgo de muerte por cualquier causa en un 12 por ciento. Los mayores beneficios se consiguen a los 10 MET, por encima de eso ya solo es una cuestión de fardar. (Un dato curioso: un esquiador de fondo de 22 años alcanzó los 26 MET, el valor más alto registrado hasta la fecha).

Os pido disculpas por este tostón sobre la ciencia del ejercicio, pero quería asegurarme de que os quedara clara mi definición de capacidad física como alejarse de la muerte.

Cuanto mayor sea la capacidad de tu cuerpo para hacer cosas, medida en MET, más lejos te encontrarás de ese momento en el que la gente que te odia va a tu funeral para ver que tu pareja se encuentra igual de buenorro o buenorra como recordaban.

Correr no es, ni mucho menos, la peor manera de ponerse en forma. Imagen vía REUTERS/Pilar Olivares

Esto nos lleva de vuelta al artículo contra el running, que desgranaba básicamente estos dos argumentos:

1. Correr es lo peor que puedes hacer para ponerte en forma.
2. El entrenamiento de fuerza es lo mejor que puedes hacer para ponerte en forma.

¿Os acordáis de mi patético ritmo de correr a 7,5 kilómetros por minuto? Pues equivale a 8 MET .

¿Y el entrenamiento de fuerza? A 6 MET.

¿Sabéis que más equivale a 6 MET? Subir una cuesta, dar puñetazos contra un saco de boxeo y montar en bicicleta a un ritmo moderado de 10 a 12 mph.

Todas estas actividades son formas de ejercicio aceptables, pero si eso es lo mejor que puede hacer tu cuerpo, incluso el peor de los runners tiene 24 por ciento menos probabilidades de morir.

Y estamos hablando de valores en la población media. Un buen entrenador debería hacer que sus clientes sobrepasaran los 6 MET y un entrenador excepcional puede cobrar mucho dinero por ese privilegio.

Lo que me lleva a hablaros de Alwyn Cosgrove, el dueño, junto con su esposa Rachel, de Results Fitness en Newhall, California, y coautor de mis seis libros de la serie New Rules of Lifting (Nuevas reglas del levantamiento de peso). Alwyn es todavía más anti runner que yo, sobre todo porque fui yo el que seguí sus teorías. Juntos ayudamos a difundir la idea de que no hace falta practicar ejercicio de resistencia a un ritmo constante durante largas horas para mantenerse esbelto, sano y sentirse bien consigo mismo, y numerosos lectores nos han agradecido haberlos liberado de sus machaques de cardio. Incluso un capítulo se titula "Step Away From the Treadmill" (Aléjate de la cinta de correr).

Hoy, ambos nos arrepentimos de haber defendido esa idea tan radical, pues la realidad guarda muchos matices. "El péndulo se balancea hacia atrás y hacia adelante", dice Cosgrove. "Al principio el aeróbic era maravilloso y luego pasó a ser malo. Formé parte de ese movimiento, pero a veces tienes que adoptar una postura extrema para que te escuchen".

Haz algo que te guste. REUTERS/Luke MacGregor

Como dueño de un gimnasio, su negocio depende del éxito de sus clientes. Un cliente no puede tener éxito si Alwyn y sus entrenadores no entienden lo que quiere. "Mi primera pregunta es: '¿Cuál es tu objetivo?'", dice Cosgrove. "Si es crear músculo, entonces correr no es lo mejor. Si es perder peso, correr tampoco es lo mejor". Pero si tu objetivo es llegar a correr 5 kilómetros, 10 kilómetros o una maratón, correr es obviamente importante. Si lo que quieres es mejorar en un deporte como el fútbol o el baloncesto, entonces correr también deberá formar parte del entrenamiento.

Estos ejemplos asumen que cada cliente se presenta sin tener ni zorra sobre ejercicio, lo que en algunos casos es cierto, pero en otros no. "Si no te gusta correr, estás de suerte, no tienes por qué correr", dice. "Puedes perder grasa y mejorar tu capacidad cardiovascular sin tener que correr nada. Pero si te flipa correr, también estás de suerte, podemos integrarlo en tu programa".

Pero incluso este debate trivializa las razones por las que correr atrae a tantos millones de personas.

"Si no te gusta correr, si crees que correr es lo peor, nadie te obliga a que lo hagas", dice Mark Remy, redactor colaborador y columnista de Runner's World y fundador de dumbrunner.com. "Pero no es una exageración decir que correr ha llevado a salvar la vida de alguna gente, y si te has propuesto la misión de convencer a la gente para que no corra deberías avergonzarte de ello".

Cuando le enseñé a Remy el artículo, su primera objeción fue hacia la idea de que correr es una carnicería.

"Lo de las lesiones es algo con lo que no puedo", dice. "Siempre se utiliza en un contexto como este para atemorizar a la gente. Llevo corriendo desde hace más de 20 años y creo que solo he tenido una lesión por la que tuve que reposar durante más de una semana. ¿Es realmente algo tan tremendo y perjudicial? Por supuesto que no. No es que haya miles de corredores tirados por los suelos retorciéndose de dolor".

Concretamente, el artículo dice que "hasta el 79 por ciento de los corredores tienen que abandonar por una lesión al menos una vez al año", y lo enlaza a este estudio de 2007, que dice literalmente:

"La incidencia de lesiones causadas por correr en las extremidades inferiores, clasificadas del 19,4 por ciento hasta el 79,3 por ciento". También dice lo siguiente:

"Aumentar la distancia del entrenamiento cada semana resultó ser un factor de protección para lesiones en la rodilla".

Habéis leído bien, dice que correr más lleva a una menor cantidad de lesiones en las rodillas.

Participantes durante la Maratón de Barcelona 2012. Imagen vía REUTERS/Albert Gea

Y eso es solo el resumen porque el estudio en sí ofrece más matices. Por ejemplo, algunos estudios demuestran que los corredores más viejos tienen más posibilidades de lesionarse, aunque otros muestran lo contrario. Una conclusión sería que aquel que cuenta con un historial de lesiones corre un mayor riesgo de sufrir futuras lesiones. Pero lo mismo se puede decir de cualquier forma de ejercicio. Si hay algo que te ha jodido en el 2016, hay muchas probabilidades de que te siga jodiendo en el 2017 y más allá. No es nada nuevo y no debería sorprendernos.

Los datos de lesiones para los que levantan peso en un gimnasio son más difíciles de contabilizar, pero cuanto más difícil es el reto de levantar peso en la sala de máquinas, más probable es que te deformes algo. Y como en el asfalto, la última lesión es la mejor predicción de la siguiente.

Entonces, ¿ a dónde nos lleva todo esto? Si estás de acuerdo con el artículo original y piensas que correr es la peor manera de ponerse en forma, probablemente no habré cambiado tu opinión. Si el artículo original te molesta y esperabas una refutación convincente, probablemente te he dejado insatisfecho. Y estoy de acuerdo contigo. Escribo sobre fitness desde 1992, estoy cansado y soy demasiado viejo para pensar que esto va de blanco o negro.

Pero para todos aquellos que celebran el mensaje anti-running, consideren a los que estaban en contra y ahora han empezado a correr. No soy yo. "Empecé a competir en carreras de 5k el año pasado", dice Cosgrove. "No soy rápido en absoluto pero he ganado en mi grupo de edad un par de veces".

Todo esto me lleva a recordar algo que escribí en nuestro primer libro. Y es lo que más importa:

1. Haz algo

2. Haz algo que te guste

3. El resto son solo detalles

He cambiado de opinión sobre un montón de cosas a lo largo de los años, pero creo que este sentimiento se mantiene.

Este artículo se publicó originalmente en Tonic

Sigue al autor en Twitter @Lou Schuler