Quantcast
El Titán

Un deportista latino se niega a alojarse en un hotel de Donald Trump

En mayo, González se negó a alojarse en el hotel Trump. Ahora su equipo al completo ha cambiado de hotel en su nueva visita a Chicago.

Dave Brown

Jerry Lai-USA TODAY Sports

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

El pasado mes de mayo el equipo de béisbol de Los Angeles Dodgers se enfrentaba a los Chicago Cubs en casa de estos últimos. Los responsables del equipo visitante reservaron su estancia en la torre Trump, sede de uno de los hoteles internacionales del candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos.

Aquella noche, sin embargo, el primer jugador de base de los Dodgers, Adrián González, prefirió no dormir en el mismo recinto que sus compañeros. Y os podéis imaginar el porqué.

González cambió de planes para eludir tener que pernoctar en el hotel que preside el xenófobo magnate de la construcción. Así lo denunció el periodista J.P Hoornstra en las páginas del Southern California News Group.

"No me quedé allí", ha confesado ahora González. "Tenía mis motivos".

Y podéis apostar a que los tenía. González, que ha regresado a Chicago para jugar las series finales de la NLCS (la liga nacional de béisbol estadounidense) y que ha realizado una actuación estelar en el segundo partido, no ha querido abundar en los motivos. "Hemos venido aquí a jugar a béisbol, no a hablar de política".

En esta ocasión los Dodgers han evitado quedarse en la propiedad de Trump. Según el equipo los motivos serían puramente logísticos, pero a nadie le extrañaría que hayan preferido cambiar de escenario tras descubrir que ni González ni otros compañeros tienen la menor intención de pisar el establecimiento del candidato estadounidense.

Hoornstra abunda:

La deducción es inmediata. A pesar de que nació en San Diego, González creció en México, donde su familia cuenta con profundos vínculos y donde su padre tiene un negocio. González ha jugado para la selección mexicana de béisbol en numerosas competiciones internacionales. También ha participado en campañas benéficas en el país azteca, como la rehabilitación de un complejo deportivo en Tijuana donde jugó de joven. Este verano, sin ir más lejos, ha ayudado económicamente a un equipo juvenil mexicano que se había quedado atrapado en Los Ángeles después de perder el apoyo de su patrocinador.

En 2010 González ya condenó la infame ley 1070 del senado de Arizona, que permite a la policía local interceptar a cualquier persona que sea sospechosa de haber entrado ilegalmente en el país.

"Es inmoral", declaró González al San Diego Union Tribune en 2010. "Están violando los derechos humanos. Y es una provisión contraria a todo aquello sobre lo que se levantó este país. Es discriminación pura y dura. ¿Qué van hacer? Pasarse una fotografía que diga: "tendrías que tener este aspecto y no tendrás problemas. Claro que si no tienes el aspecto deseado, ¿qué derecho tienen a interrogarte? Es racista".

González amenazó en su día con boicotear el All Star celebrado en Phoenix en 2011, aunque finalmente terminó jugando. Desde entonces se ha abstenido de hacer declaraciones políticas... hasta ahora.

Como Hoornsta también advierte, Trump ha convertido a México en uno de los blancos de su incontenible xenofobia. No solo ha prometido que si gana las elecciones levantará un muro a lo largo de la kilométrica frontera que separa a ambos países, sino que también ha dicho que la migración mexicana está formada por violadores, delincuentes y traficantes. El Washington Post ya ha informado que se espera que al menos 13,1 millones de latinos acudan a las urnas a votar el próximo 8 de noviembre, un 17% más de lo que señalaban las primeras previsiones. Igualmente, una encuesta promovida por el Wall Street Journal, la NBC y Telemundo asegura que el 67% del voto latino irá a Hilary Clinton.

El comportamiento de González no es aislado. Según ha informado la web Foursquare, el tráfico de clientes en las propiedades de Trump ha caído un 19 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado.