Quantcast

Un jugador combate la calvicie con esta extraña solución

Los Texas Rangers no quieren calvos, y la solución de uno de sus jugadores ha sido pintarse con un ¿rotulador?

Dave Brown

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Los equipos de béisbol tienen normas curiosas. Varios son muy estrictos en cuanto al aseo personal de sus jugadores, y el ejemplo más claro de ello es el de los New York Yankees: hace poco dijeron NO a las barbas y a que sus jugadores luzcan melena. A parte de estos curiosos episodios, que no parecen propios del siglo XXI, el bateador Carlos Beltrán 'desveló' la última política de los Texas Rangers.

Según parece, entre las condiciones para entrar al equipo texano está la de "no ser calvo". Así que voilà, el jugador se espabiló como pudo.

Desde 2013, Beltrán se afeitaba la cabeza y lucía una brillante calva en los banquillos, pero a principios de agosto fue traspasado de los Yankees a los Rangers y, entre sus esfuerzos por integrarse a la dinámica de sus nuevos compañeros, parece que decidió recuperar —más o menos— su cabello.

De un día para otro, el bueno de Carlos se presentó a un partido con estas pintas, lo que desconcertó a los mismos Rangers, que tiraron de humor en las redes sociales:

¿Lo hizo con un rotulador? ¿Con un taker? ¿Con una brocha? ¿Quizás se marcó un Carlos Boozer de campeonato? El jugador de la NBA tardó tres años en confesar que se tiró un producto químico para restaurar el cabello y que, tras ver el desastre perpetrado, intentó sacarse el producto "con siete u ocho pasadas de champú" sin éxito.

Todavía no hay vídeos en las redes sociales que muestren el milagroso crecimiento de cabello de Beltrán, pero probablemente sea algo parecido a la escena de la película Los fabulosos Baker Boys de 1989. Mientras no lo explique, nos quedaremos con esta imagen de Beau y Jeff Bridges a modo de ejemplo.