La increíble racha de Jack Rodwell, el gafe del fútbol inglés

Este fin de semana, el centrocampista del Sunderland AFC vio desde el banquillo como su racha de fatalidad seguía una jornada más: lleva 1 270 días sin ganar cuando sale de titular.

|
21 noviembre 2016, 9:08am

Imagen vía Reuters

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

La maldición se ha alargado un fin de semana más, y ya van 180 así. Para un futbolista, acumular 180 lunes sin haber conseguido una victoria cuando entra en el once titular es una auténtica pesadilla, y Jack Rodwell sigue rompiendo el contador con el paso de los días.

Este joven jugador del AFC Sunderland suma ya 1 270 días sin que su equipo gane cuando él es jugador titular. A veces, como el pasado fin de semana en la Premier League —el Sunderland ganó 3-0 al Hull City—, se tiene que conformar con ver las victorias de los suyos desde el banquillo; en otras ocasiones, ha podido celebrar algún triunfo, pero disputando solamente los minutos de consolación, nunca jugando todo el partido.

Rodwell fichó por el Sunderland en agosto de 2014, y lo que no sabía es que el mote del equipo era una premonición de lo que estaba por llegar. Veréis, al equipo y a sus jugadores se les llama Black Cats, es decir, gatos negros. Pues parece que en el camino de Jack se cruzó la mala suerte.

Cuando llegó a su nuevo equipo, el gafe parecía una anécdota. Jack no ganaba como titular desde mayo de 2013, pero solo había tenido dos oportunidades para romper el mal fario. Con el Manchester City, su talento y portento físico criaba malvas y por eso decidió cambiar de aires. En Sunderland no le han faltado oportunidades para redimirse: en total, acumula ya 33 partidos como titular sin saborear las mieles del triunfo —35 si sumamos los dos de su etapa en Manchester.

Visto lo visto, David Moyes —su nuevo entrenador y el mismo que le hizo debutar en el Everton con solo 16 años— lleva dos encuentros sin ponerle en el once, y es que el nombre del centrocampista se ha convertido en sinónimo de naufragio para los suyos.

Aunque parezca que no hay esperanza para Jack, hay otros ilustres del fútbol británico que en su día pasaron por el mismo mal trago. Gareth Bale, por ejemplo, se pasó 22 partidos sin ganar como titular tras cambiar el Southampton FC por el Tottenham Hotspur FC antes de su ascenso meteórico hasta el Real Madrid.

El caso de Rodwell, que cuando debutó con 16 añitos iba para superestrella del fútbol inglés —estaba en el radar de Alex Ferguson para el United y llegó a debutar con la selección absoluta—, es peor en tiempo y cifras, pero la esperanza es lo último que se pierde. ¿Hasta cuando durará la maldición?

Habrá que estar atentos al próximo partido.