Todas las fotos son de Hazel Gaskin

En fotos: la lucha por la igualdad de las reinas del culturismo

Las mujeres culturistas batallan contra los estereotipos que las catalogan como hombres y que insinúan su falta de feminidad, algo que tiene mucho que ver con el oscuro mundo de los esteroides y los gimnasios.

|
ago. 11 2016, 1:45pm

Todas las fotos son de Hazel Gaskin

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Nuestros cuerpos son un brillante regalo y milagrosamente inverosímiles. Son una máquina en perfecta armonía, desde los latidos del corazón hasta el pulso y la división celular que libera las hormonas. El cuerpo se mantiene con vida sin necesidad de pensarlo conscientemente, es un auténtico milagro en cualquiera de sus formas.

Más culturismo: Nos adentramos en el mundo de la adicción a los esteroides

En el West Midlands del Reino Unido las mujeres están centradas en desarrollar una nueva estética que va más allá del bronceado del aerosol, de las piernas flacas y de los finos músculos fibrados. Se pasan muchas horas levantando pesas en el banco y haciendo sentadillas. Algunas han conseguido sus objetivos con la ayuda de productos sintéticos como los esteroides, pero otras lo hacen casi como si fueran científicas fisiológicas.

Hablamos con cinco mujeres que han logrado un cuerpo 'imposible' gracias a la sangre, el sudor, las lágrimas y un montón de ejercicio.

Dawn Shillingford, 38 años

¿Cuándo empezaste con el culturismo?

En septiembre del año pasado. Nunca había entrenado antes de ese día y tampoco había pisado un gimnasio.

¿Cómo mantienes tus niveles de energía?

No tengo problemas con esto, tengo un 3% de grasa corporal y aún así me siento bien.

¿Cómo se logra el equilibrio entre no ser demasiado dura contigo misma y lograr tus objetivos?

Es muy difícil para mí. Soy muy consciente del cuerpo que tengo, no me fijo mucho en lo que piensan de mí, pero me analizo mucho. Sé que los jueces me van a decir: "eres asimétrica". Antes no me fijaba nunca en mi cuerpo, sin embargo, ahora veo cada uno de los defectos que tengo.

Eres una profesional reconocida en varios eventos, pero esto sigue siendo un mundillo dominado por hombres. ¿Escogiste el culturismo, un ambiente de testosterona pura, por alguna razón?

Crecí con mis hermanos y muchos de mis amigos son hombres, por lo que no soy ajena del todo a este mundo. Por extraño que parezca, me felicitan y reconocen mi trabajo más mujeres que hombres. Las mujeres siempre me dicen que tengo un aspecto impresionante, parecen apreciar el duro trabajo que hay detrás de los músculos.

¿Cómo es un día normal de entrenamiento?

En el período previo antes de una competición hago cardio en el gimnasio por las mañanas y por la tarde empiezo con las pesas, pero a diario, dependiendo del día de la semana que sea, hago unos ejercicios y entreno unos músculos distintos. Antes de terminar vuelvo a hacer un poco de cardio, pero lo que más me gusta son las pesas.

Heather Cowley, 51

¿Cuándo fue la primera vez que tuviste contacto con unas pesas?

Siempre he practicado deporte y entrenado porque en el colegio me hacían bulling, eso me ayudaba a evadirme.

¿Qué clase de hombre te parece atractivo?

Tiene que tener músculos. He estado soltera durante mucho tiempo, aunque con mi última pareja duramos un año. Al final me di cuenta que funcionaba y cuando lo intenté dejar él se enfadó y me empezó a amenazar. Llegué a un punto en el que realmente le tenía miedo, así que mantuve a mi hijo alejado y me enfrenté a él.

Entonces, ¿cómo acabó todo?

Cogió un cuchillo, me lo dio y me dijo que me matara, que no valía para nada. Quiso golpearme pero yo había entrenado alguna arte marcial y le di una patada que lo envió al fondo de la habitación. Entonces le dije que se fuera de mi casa y finalmente me hizo caso. Justo después me fui al gimnasio para evadirme y soltar mi rabia.

¿Qué mujeres te han inspirado más durante tu vida?

Primero y ante todo mi madre y después algunas modelos de fitness y culturistas como Oksana Grishina, Dana Linn Bailey, Nicole Wilkins y Larissa Reis.

Donna Gittings, 30

¿Recuerdas cómo te sentiste la primera vez que entraste en una sala de pesas?

No fui a las sala de pesas hasta que conocí a mi novio Tony, él hizo que todo cambiara. Yo estaba obsesionada con el cardio y las abdominales pero estaba demasiado delgada. Controlaba mucho lo que comía porque había engordado después de tener a mis hijos. Parecía que estuviera enferma.

Creo que es atractivo ver el cuerpo cultivado de una mujer y que esté orgullosa de él sin tener que someterse a los estereotipos sociales.

Cada vez hay más mujeres que se preocupan por sus cuerpos. Es un gusto adquirido. A los hombres no siempre les gusta como te ves, pero obviamente reconocen la fuerza de voluntad que necesitamos para lograr estos resultados. Aprecian más nuestra dedicación que el físico con el que acabamos. Soy un poco negativa al respecto y es que los trolls de Internet son los peores.

¿Tienes acceso a esteroides en el gimnasio?

En el nuestro los esteroides no están para nada bien vistos. El 85% por ciento de la gente, sin embargo, piensa que no pasa nada.

¿Estás abierta a tomarlos?

Me los he tomado y sigo abierta a hacerlo de nuevo. Empecé a tomarlos porque quería competir. Una gran cantidad de mujeres no admiten que los toman y siempre lo negarán, pero es muy fácil de saber si han tomado esteroides o no: les cambia la voz y son mucho más inestables.

¿Te los inyectas o tomas tabletas?

Ambas cosas.

¿Cómo duermes antes de una competición?

Realmente me cuesta. Tienes mucha hambre y sed. Dejas de tomar líquidos alrededor de las seis de la tarde del día anterior y no compites hasta al cabo de 18 horas, alrededor de las dos de la tarde. La semana antes de la competición se bebe mucho, Tony puede beber de diez a doce litros al día para intentar contrarrestar la deshidratación que tendrá que aguantar. También tomamos diuréticos.

¿Te sientes más bonita ahora?

No, no diría eso. Ni siquiera tengo más confianza ahora. Es algo diferente. Antes salía con mis amigos y bebía y ya no lo hago. Como mucho más y nuestra vida gira alrededor del gimnasio. Los esteroides nos afectan bastante, pero cuando me preguntan por qué le hago esto a mi cuerpo les respondo: 'tomo esteroides, sí, pero ni bebo, ni fumo ni como porquería'.

Victoria Brown, 29

El entrenamiento es tan importante como el bikini con el que compites o el entrenador. ¿Hay ciertos puntos psicológicos que te dan una inyección de confianza?

Claro. Mi novio me ayuda, él también entrena duro. Me dice que antes de conocerme e invitarme a salir no había coqueteado con demasiadas chicas. Las competiciones ayudan pero hay que tener cuidado. Cuando los jueces te preguntan si quieres que comenten tu actuación puedes rechazar la valoración, y yo nunca les pregunto porque pueden encontrar imperfecciones.

¿Qué piensas de los cuerpos extremadamente delgados que tienen las modelos de alta costura?

Han conseguido lograr su objetivo. Su aspecto es totalmente diferente al de una culturista. Sé que alguien podría sufrir fácilmente un trastorno alimenticio entrenando con pesas porque es tan peligroso querer estar bien para las competiciones en bikini como para desfilar por una pasarela. Es es el mismo juego, solo que ambos están en puntos completamente contrarios.

¿De qué manera te afecta la presión para mantener tu masa muscular?

Sería una maravilla no tener que hacer abdominales todos los días del año. Me gusta ir con mis amigos a comer asados y tomar unas copas. Tienes que encontrar el equilibrio. Puedes sufrir consecuencias no deseadas con tu metabolismo si no comes lo que necesitas porque los niveles de cortisona y de hormonas deben mantenerse en un nivel seguro.

Tabitha Luke Mcclean, 45

Trabajas de entrenadora personal y además entrenas individualmente para mantenerte en las mejores condiciones durante todo el año. ¿Cómo llevas el cansancio?

Al ser ya algo mayor, sé leer mejor mi cuerpo que cuando era joven y el café me ayuda muchísimo. Lo malo es que el cuerpo no se puede engañar y, aunque te sientas bien, lo nota. Si no comes lo que toca no puedes entrenar como es debido.

¿Se usa mucho la cirugía plástica en la comunidad culturista?

Sí. Las operaciones de pecho son muy populares, pero tiene una parte negativa y es que si te operas no puedes entrenar durante un tiempo. Todo depende de lo que quieras hacer. ¿Quieres pechos o quieres seguir entrenando? Si te tomas tiempo para recuperarte bien entonces pierdes fuerza.

¿Cómo te afecta la concepción que las mujeres no son tan fuertes como los hombres o que una mujer con mucho músculo no es atractiva?

Soy una mujer, pero soy fuerte y sanguinaria. No quiero parecerme a un hombre y por esto no tomo esteroides. No quiero que tener una mandíbula cuadrada por culpa de los cambios hormonales. Hombres y mujeres somos fuertes de maneras distintas. Realmente lo que importa es tener un físico saludable, fuerte y estar motivada para conseguirlo.

Este artículo se publicó originalmente en Broadly UK

Agradecimientos a David Lloyd Worcester.