Conoce el Indian Gymkhana, uno de los clubes más antiguos de Londres

Los hindúes componen las comunidades más grandes de migrantes en el Reino Unido y tienen uno de los clubes de fútbol más antiguos. Hablamos con dos voluntarios sobre cómo funciona el club y las aspiraciones para el futuro.

|
mar. 8 2017, 8:26am

Photos provided by Indian Gymkhana

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

En muchos casos, las comunidades de inmigrantes en el Reino Unido se remontan a varias generaciones. Hay influencias culturales de todo el mundo que convergen en Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte, y sus comunidades se reflejan ahora en el tejido fundamental de la vida británica, que no podría entenderse sin el fútbol.

Dentro de este contexto, existen clubes que han nacido con la misión de conservar un patrimonio cultural distinto y mantener una identidad que refleje las raíces de los orígenes de sus miembros. El Indian Gymkhana, que cumple su centenario este año, es un ejemplo de cómo la comunidad hindú ha permeado en la sociedad británica.

Más fútbol: Tiger Bay FC, el qeuipo galés de desplazados

El Indian Gymkhana nació hace un siglo como un club de cricket para los expatriados que vivían lejos de la llamada "joya de la corona". Fundado en 1916, es considerado uno de los clubes de inmigrantes más antiguos de la Gran Bretaña. En sus orígenes, muchos de sus clientes y jugadores eran miembros de la aristocracia hindú, hijos de maharajás y nawabs en el seno del Imperio Británico.

El club encontró su hogar en el frondoso oeste de Londres, en el tranquilo suburbio de Osterley. Mientras que sus primeros miembros habrían venido de regiones gobernadas por británicos, no todos ellos eran ciudadanos de lo que hoy conocemos como la India. Algunos venían de Pakistán y Ceilán —en la actualidad Sri Lanka—, proporcionando al club una amplia gama de influencias éticas, culturales y religiosas. Musulmanes, sijs e hindúes han compartido terreno de juego con otras religiones del vasto territorio indio.

A pesar de sus orígenes elitistas, el carácter del club cambió un poco décadas después de su fundación. Ahora todas las personas son bienvenidas sin importar sus orígenes, credos o clases sociales; a pesar de ello, el club continúa preservando con orgullo su herencia hindú. Evidentemente, los equipos de cricket y hockey hierba siguen siendo los pilares del club, que da ahora sus primeros pasos en el fútbol profesional.

El primer equipo del Indian, el Gymkhana FC, empezó a jugar en 1980. Fue entonces cuando el fútbol realmente despegó entre las comunidades asiáticas, impulsado en gran medida por la segunda generación de asiáticos que habían crecido junto a los hinchas británicos y su pasión por el fútbol. En la actualidad, el Gymkhana compite en la liga de fútbol del condado de Middlesex, lo que equivaldría a la onceava división inglesa.

El entrenador del equipo, Joginder Liddar, se muestra muy optimista con la evolución de la entidad. En las categorías juveniles tienen a 90 jugadores y cuatro equipos, incluido el primer equipo femenino de la Gran Bretaña formado por jugadoras asiáticas.

Joginder hace énfasis en la cortesía, la igualdad y la inclusión como sus principales exigencias de comportamiento, y dice que está decidido a ver a niñas y niños con las mismas oportunidades en el club. "Somos un club familiar", comenta. "Queremos lograrlo juntos. Cada uno debe mostrar respeto a sus compañeros de equipo, no hay discriminación entre niños y niñas. Me aseguró de que no la haya".

Chicas y chicos entrenan juntos, así como lo hacen los sijs, los hindúes, los musulmanes y los niños de otras creencias religiosas. El Indian Gymkhana da la bienvenida a cualquiera que se una al club; Joginder dice que los equipos juveniles no se limitan a niños de origen asiático. Ese sentimiento de unión se refleja en los resultados. "No solo estamos construyendo equipos por el gusto de hacerlo", dice el entrenador, "estamos compitiendo contra los mejores, mostrando que también podemos ser los mejores".

La ambición de Joginder es llevar a uno de sus futbolistas hasta la Premier League. "Ese es mi plan en cinco años", comenta Joginder. "Es un reto personal". Los asiáticos británicos están infrarepresentados en la máxima categoría, y en el resto de divisiones en general. Si el Indian Gymkhana consigue producir el próximo futbolista asiático de la nación, sería un éxito monumental para el club.

Actualmente, las aspiraciones del primer equipo son modestas en lo colectivo, y no se esperan ascensos de categoría inmediatos. La ambición más inmediata es la de formar un equipo femenino que juegue a nivel semiprofesional. "Lo que definitivamente sé que queremos es mantener el desarrollo de nuestros equipos juveniles y, personalmente, creo que el siguiente paso para el club debe ser el tener a las chicas jugando bajo nuestra insignia", explica Rickey Gill, exjugador y voluntario del club.

"Queremos expandir el club por todos lados, en lugar de concentrarnos solo en el primer equipo", añade Rickey. "En el pasado, la atención se centraba principalmente en los equipos masculinos de adultos. Ahora tenemos que cambiar de perspectiva y atender a las otras personas que podrían estar dispuestas a participar en el club".

En sus esfuerzos para hacer crecer un ala juvenil de doble género el Gymkhana FC está sentando las bases para conseguir en un futuro que los equipos séniors sean estables y puedan competir en la categoría que les pertoque. Ya sea consiguiendo que el equipo ascienda de división esta temporada o que lo haga en un futuro próximo. El compromiso del club con la base debería permitir lograrlo en los próximos años. Con espacio para expandir la división juvenil en el futuro, el club podría servir como una especie de cinta transportadora de talentos para llenar sus equipos séniors, y tal vez ir más allá. Quien sabe, puede que no sea tarde para que una exestrella del India Gymkhana se convierta en profesional, ya sea en la Premier League o en la Superliga Femenina.

Sigue al autor en Twitter: @W_F_Magee