Quantcast

El 'Lelo', el deporte más alocado del mundo

El 'Lelo', una antigua tradición georgiana, mezcla deporte y fe en un juego extremo sin reglas cuyo objetivo es honrar a los muertos.

Sin límite de tiempo, sin reglas, con un número indefinido de participantes... ¡juguemos al Lelo! Esta disciplina, una mezcla sin barreras entre lucha y rugby muy popular en el suroeste de Georgia, se practica en la villa de Shukhuti cada domingo de Pascua para homenajear a los muertos. El antiquísimo juego, similar al arcaico 'soule' medieval, es un deporte y una tradición, pero por encima de todo es una cuestión de pasión, fuerza, fe y devoción.

Dos arroyos, ubicados a unos 150 metros de distancia el uno del otro, marcan las líneas de gol de cada equipo. Los contendientes se dividen en dos grupos formados principalmente por habitantes del lugar, aunque cualquiera que se atreva puede unirse. El campo de juego es el terreno que queda entre ambos ríos, plagado de casas y jardines y con una carretera que lo cruza. El objetivo es simple: el equipo que consiga llegar a su río con la pelota (un esférico de 16 kilos), gana. Y no es sorprendente, dado que los participantes son un grupo de jóvenes fornidos, que por el camino queden vallas, arbustos o algún que otro hueso triturados en el cuerpo a cuerpo.

Vencer en el Lelo no solo significa derrotar al oponente: también es un homenaje a aquellos antiguos miembros del equipo ganador que ya no están. Al final del juego, la bola se ofrenda a un habitante fallecidodel pueblo y se coloca sobre su túmulo tras el partido.

Este artículo se publicó originalmente en VICE.com Brasil.