Images by Fabienne Karmenn & Virginia Fernandes

La historia de las 13 mujeres que cruzaron la India en skateboard

La primera skater profesional de India, Attita Verghese, estrena un documental sobre el viaje pionero de 13 mujeres a través del país asiático.

|
31 mayo 2016, 5:54pm

Images by Fabienne Karmenn & Virginia Fernandes

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Hace unos meses, la primera skater profesional de la India, Atita Verghese, organizó el primer tour de skate para mujeres en su país: el Girls Skate India Tour (GSI). Rápidamente se le unieron otras skaters de distintos rincones del mundo.

Resulta divertido imaginarse la cara que la gente puso al ver a estas chicas recorrer el país, desde Kovalam Beach —situada en la punta sur de la India— hasta el centro del territorio, durante un mes repleto de espectáculo y caos en plena búsqueda de skateparks donde patinar... y promover el skateboarding entre las mujeres.

Más acción: La amenaza fantasma —y letal— de los deportes extremos

Para aquellos a quienes no nos gusta imaginarnos las cosas, sin embargo, todo quedó grabado: la película del tour se estrenó la semana pasada en Bangalore, Melbourne, Lieja, Copenhague, Marsella y Tel-Aviv —las ciudades natales de las skaters que se apuntaron al viaje.

Poco antes del estreno en Melbourne, VICE Sports tuvo la ocasión de charlar con Monica Shaw, miembro del GSI Tour.

¡Hola Monica! Dinos: ¿qué idea hay detrás del Girl Skate India Tour 2016?

¿Qué tal? Bueno, la idea fue de Atty. Creo que para ella la idea de hacer un tour solo con chicas era un sueño. Estamos hablando de la primera skater profesional de la India —y fundadora de la asociación Girl Skate India—: realmente fue todo cosa suya. A partir de ahí, el poder de Internet emocionó a todas las participantes, empezando por mí.

¿Cómo lograste unirte al tour?

En realidad fue un cambio de planes de última hora... o tal vez el destino, si es que crees en esas cosas. Había planeado pasar un mes en Sri Lanka con una amiga para patinar, documentar la escena del skate en ese lugar y encontrar skateparks remotos. Planeábamos escribir una historia y hacer fotos del viaje, pero mi amiga se echó para atrás en el último momento.

Me di cuenta de que este viaje con mujeres empezaba a coger revuelo en Facebook, y busqué en Internet si Colombo estaba muy lejos de Trivandrum. Era un trayecto de una hora. A partir de allí fue todo muy fácil. Contacté con Attita y de inmediato me dijo que me uniera a ellas.

No solo pude cumplir mi sueño de documentar el skateboard en estos países, sino que lo hice junto con otras 13 mujeres, de las cuales solo conocía a una, una vieja compañera de fatigas: Lisa Jacob, de París.

¿Cuál fue la conexión entre las mujeres del tour?

La mayoría de ellas ya conocían a Atita de alguna manera u otra, a pesar de que la escena del skate para mujeres en India es muy pequeña comparada con la de los hombres. En general fue una oportunidad para hacer nuevas amistades por medio de intereses comunes... ¡incluyendo las lesiones y caídas! [Ríe]

Todas aprendimos algo de las demás. Las alemanas, las francesas, las que fuman marihuana, las obsesionadas con el café, las frikis de la fotografía, las amantes de la cultura, las DJs, las bebedoras... todas aprendimos de nuestras experiencias durante los largos trayectos en autobús... y de cuando nos tocó dormir en lugares apretados de vez en cuando.

¿Podrías describirnos el recorrido?

Tras pasar sola la navidad en Sri Lanka tomando el sol me dirigí a Trivandrum: allí fue donde arrancó el tour. Las chicas comenzaron a llegar una por una a uno de los hoteles sobre la playa de Kovalam. De allí viajamos a Bangalore, donde vive Atty, para hacer varias exhibiciones. Después fuimos a Goa para buscar más skateparks y terminamos nuestro recorrido en Hampi.

La ruta pasó un rato por el Kovalam Skate Club. ¿Podrías hablarnos más de eso?

El Kovalam Skate Club es una escuela en Trivandrum que tiene un skatepark dentro. Si me lo preguntas a mí, te diría que es probablemente la escuela más guay del mundo. Su filosofía es que si realmente quieres patinar, tienes que asistir a las clases y estudiar.

En Kovalam tienen clínicas y suministros, todos donados, para que los jóvenes y los niños con pocos privilegios puedan patinar, estudiar y mantenerse saludables. Nos dimos cuenta de que hay muchas niñas a quienes les llama la atención el skate. Cabe recordar que las opciones deportivas para las mujeres en India son muchas veces escasas, por no decir nulas.

Por otra parte, el skateboard en India está poco arraigado y no existe una idea preconcebida sobre quién debería practicarlo. Creo que no causa demasiado revuelo el ver a una chica patinar, algo que quizás sucede más en algunos lugares de Occidente.

El momento parece idóneo para lanzar una cinta como esta. ¿Qué piensas al poder compartir un proyecto como este ante el mundo, y qué esperas que aprendan de él?

En mi adolescencia estuve en muchos viajes para ir a competiciones y exhibiciones en Estados Unidos, Canadá y Europa. Formar parte de esto de algún modo me ha servido para cerrar círculo. Sigues haciendo lo que amas, pero de una forma completamente distinta.

Al compartir esto, tal vez pueda convencer a más mujeres para que se atrevan con el skate y exploren otros países... o tal vez que lo hagan en el garaje o afuera de sus casas para pasarlo bien. Creo que todas mis compañeras quieren compartir, a través del tour, la alegría que sienten al practicar skate.